¿Qué es el suelo pélvico?

¿Qué es el suelo pélvico?

Celia Falo<hr>García-Belenguer
Celia Falo
García-Belenguer

Graduada en Fisioterapia, Máster oficial en el abordaje integral de suelo pélvico, experta en Fisioterapia respiratoria en pediatría y Fisioterapia pediátrica en trastornos digestivos.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

¿Qué es el suelo pélvico? ¿Dónde está? ¿Cuál es su función? ¿Qué problemas puedo tener? ¿Fisioterapia para esto?

El suelo pélvico o periné es una de las partes más desconocidas de nuestro cuerpo. Durante mucho tiempo ha sido una zona de la que no se podía hablar, mirar y mucho menos tocar, convirtiéndose en un tema totalmente tabú. Todo ello hizo que nuestro cerebro no lo integrara como parte del esquema corporal. De hecho, a día de hoy, todavía no somos conscientes de la necesidad de cuidarlo para prevenir problemas de salud que puedan afectar a nuestra calidad de vida e incluso se han normalizado alteraciones como la incontinencia, el estreñimiento o el dolor en la menstruación, entre otras.   

Índice de contenidos

¿Qué es el suelo pélvico?

Empecemos desde el principio: ¿qué es el suelo pélvico y dónde se sitúa?

Se trata de un conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la base de la pelvis. Es una de las paredes que cierra la cavidad abdominal, junto con el diafragma, los músculos abdominales y la musculatura lumbar. Por lo tanto, podemos decir que el periné es una zona móvil que tiene sus propias funciones y que se puede trabajar.

¿Cuáles son sus funciones?

  • Función de sostén para las vísceras: mantiene en la posición adecuada los órganos de la pelvis (vejiga, vagina, útero y recto en el caso de la mujer; en el caso del hombre, vejiga, próstata, órganos genitales y recto).
  • Función reproductiva: función determinante en la etapa expulsiva del parto.
  • Función sexual: una buena calidad de nuestro suelo pélvico mejora la lubricación o la intensidad del orgasmo.
  • Función estabilizadora: son músculos antigravitatorios que contribuyen en la función postural.

¿Qué problemas puedo tener?

A lo largo de la vida, tanto mujeres como hombres podemos encontrarnos en situaciones que alteran las funciones normales de nuestro suelo pélvico: intervenciones quirúrgicas, cambios de peso, prácticas de deporte de impacto o estrés, entre otras circunstancias.

Además, en el caso de la mujer, existen dos momentos clave donde nuestro suelo pélvico se va a ver más afectado: el parto y la menopausia. Todas estas situaciones, entre otras, pueden derivar en problemas como:

Debemos de tener en cuenta que ninguna de estas situaciones debe ser considerada como un hecho normal por la edad, por el embarazo o por la razón que sea. Si nos encontramos con un problema de este tipo debemos acudir a un profesional que nos ayude a trabajar y mejorar y nos explique lo que nos está sucediendo.

¿Fisioterapia para suelo pélvico?

Fisioterapia para el suelo pélvico sí, sí, y mil veces sí.

La fisioterapia se encarga de prevenir, educar y rehabilitar para garantizar la buena funcionalidad y movilidad del sistema músculo-esquelético de los pacientes a través de la valoración, el diagnóstico clínico y el tratamiento.

Cuando existe una alteración de la función de la musculatura del suelo pélvico podemos acudir a un fisioterapeuta especializado para que nos ayude.

Desde la fisioterapia se hace un trabajo de integración del suelo pélvico en nuestro esquema corporal. Se trabaja la reeducación de la musculatura del periné, que se puede fortalecer, estirar o relajar, como se hace con otros músculos. Además, el trabajo no debe ser exclusivo del suelo pélvico, ya que también es importante la valoración de las zonas que están estrechamente relacionadas con el mismo como son el abdomen, el diafragma y la zona lumbar, ya que el fallo de uno de ellos puede alterar el funcionamiento del resto.

El tratamiento se hace individualizado y personalizado en base a lo obtenido de la entrevista y la valoración.

Concluyendo: siempre es recomendable un buen trabajo de educación y prevención para evitar que la función del suelo pélvico se vea afectada y para que nuestro cuerpo esté preparado para soportar los cambios o alteraciones que puedan producirse.

Es momento de cuidarse: cualquier alteración de nuestro periné va a alterar a nuestra calidad de vida, afectando nuestro estado físico y emocional. Hay que cuidarlo como cualquier parte de nuestro cuerpo, hacerlo visible, conocerlo y mimarlo.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email