Cicatrices y Fisioterapia

¿Por qué debo tratar mis cicatrices?

En el post de hoy vamos a hablar sobre el papel de la fisioterapia en el tratamiento de las cicatrices. ¿Tienes cicatrices? ¿Alguna vez las has observado? ¿Te molestan? ¿Las has tocado? ¿Las notas engrosadas o enrojecidas? ¿Te producen dolor? ¡Estoy convencida de que este tema te puede interesar!

¿Las cicatrices solo están a nivel superficial?

Una cicatriz es, a simple vista, una marca en la piel, pero ¿realmente es solo eso? Si crees que una cicatriz es solo lo que vemos te diré que estás muy equivocado/a. Dependiendo de la envergadura de la cicatriz y de qué la haya causado, éstas pueden afectar a niveles profundos y pueden llegar a causarnos verdaderos problemas que interfieran en nuestro día a día. 

Cicatrices en abdomen y suelo pélvico.

En el post de hoy vamos a centrarnos en las cicatrices que más afectan a nuestro suelo pélvico y a nuestro abdomen. Pero, es importante tener en cuenta que todas las cicatrices que tenemos en nuestro cuerpo deberían ser tratadas o al menos observadas. Y no me estoy dirigiendo solo a mujeres, cualquier persona debe tenerlas en cuenta. 

Ciertas intervenciones quirúrgicas (cesárea, hernia abdominal o inguinal, episiotomía, abdominoplastia, resecciones tumorales, prostactectomia, etc…) nos dejan cicatrices donde existe una afectación a muchos niveles: piel, tejido graso, fascia, músculo y vísceras. Por lo que, aunque nosotros solo veamos una marca en la piel, la cicatriz es mucho más profunda y cada una de esas capas debe cicatrizar de manera correcta. 

También es importante tener en cuenta que no todo el mundo cicatriza de la misma manera. Hay quien tiene más facilidad, hay gente a la que le cuesta más o hay quien cicatriza queloide (cicatriz gruesa y enrojecida) y quien no. 

La musculatura profunda del abdomen y la musculatura del suelo pélvico son fundamentales en la estética corporal y en la gestión de las presiones. Si tras una cirugía esta musculatura se ve afectada por una lesión que deja una cicatriz y se desactiva por un periodo de tiempo (ya sea corto o largo), podemos encontrarnos ante problemas como el dolor lumbar o incluso la incontinencia urinaria (la musculatura se debilita). 

¿Cómo es el tejido cicatricial?

El tejido cicatricial es un tejido fibroso que sustituye al normal tras una herida o lesión y se trata de un tejido mucho menos elástico. Está formado por fibras de colágeno que se distribuyen de forma libre en el espacio y que hacen que se formen las conocidas ADHERENCIAS que tanta guerra nos dan. 

Este tejido que sustituye al normal puede producir problemas estéticos (zonas más hundidas, retraídas, cicatriz engrosada, bridas o cordones), mecánicos (limitación de la movilidad, aparición de tensiones que pueden conllevar a una disfunción), o de sensibilidad (tanto hipersensibilidad como hiposensibilidad). 

¿Y qué pasa si no trato mi cicatriz?

Las cicatrices pueden dar diversos síntomas debido a la fibrosis y las adherencias que se generan:

  • Dolor en la propia cicatriz. También picor, quemazón, rigidez, falta de sensibilidad o, todo lo contrario, hipersensibilidad en la zona. 
  • Puede dar dolor irradiado a zonas cercanas a la cicatriz (abdomen, caderas, zona lumbar, etc.)
  • Dispareunia. Las cicatrices tanto en abdomen como en periné pueden generar dolor durante las relaciones sexuales.
  • Problemas digestivos y de estreñimiento
  • Flacidez e hipotonía abdominal que conlleven, entre otras cosas, problemas en la gestión de las presiones a nivel abdominal y den como resultado un prolapso, incontinencia

Fisioterapia para el tratamiento de la cicatriz.

Desde la fisioterapia tenemos diversas técnicas que se pueden utilizar sobre las cicatrices y que tienen como objetivo principal mejorar la calidad del tejido, mejorando el aporte sanguíneo y la elasticidad. Todo ello con el fin de que la parte afectada esté en las mejores condiciones posibles para poder realizar su función con normalidad y sin ningún tipo de limitación. 

¿Qué conseguiremos tratando la cicatriz?

  • Eliminar tensiones que puedan conllevar adoptar malas posturas.
  • Favorecer un proceso de cicatrización correcto.
  • Evitar la formación de adherencias.
  • Activar la musculatura, y mejorar y normalizar el tono y la fuerza de los tejidos que se han visto afectados. 
  • Reducir el edema.

El tratamiento debe ser lo más precoz posible para evitar que se produzcan esas adherencias que pueden causarnos problemas. La cicatriz empezaremos a movilizarla una vez haya cicatrizado bien por fuera y por dentro.

Para tratar las cicatrices se pueden utilizar técnicas manuales o técnicas instrumentales como la diatermia. Sea cual sea la técnica elegida, el objetivo siempre es el mismo, conseguir una cicatriz móvil y un tejido funcional.  

Si sabes con antelación que vas a someterte a una intervención quirúrgica sería conveniente e importante que prepares tus tejidos antes de pasar por el quirófano. Tonifica los músculos y prepáralos para el momento del post-operatorio y para hacer una recuperación mucho más rápida y consciente. 

Y yo, ¿Puedo hacer algo? 

Consejos: 

  • Mantén la cicatriz bien hidratada
  • Protege ese tejido cicatricial ante el sol 
  • Acude a un profesional que valore cómo está esa cicatriz y te enseñe a cuidarla y movilizarla. 
  • Empieza mirando tu cicatriz y tócala cuando te sientas preparada. Te guste o no, es parte de ti y tienes que aceptarla. Mira su apariencia, su color y cuando sientas que puedes, tócala (se que esta parte no es nada fácil para muchas/os de vosotras/os, así que tranquila y date tiempo para asimilarla como parte de tu cuerpo). 
  • Recorre la cicatriz y muévela, puedes hacer círculos o zig-zag sobre ella ¿Se mueve? ¿está rígida la zona?

Una cicatriz dolorosa no es normal, no te conformes y pon solución a tu problema, acude a profesionales que te brinden su ayuda. No te resignes, no aceptes el dolor porque sí. Si trabajas bien tu cicatriz dejará de darte problemas y tus tejidos recuperaran su funcionalidad. Reconcíliate con tu cuerpo y con tus cicatrices. ¡La fisioterapia puede ayudarte!

¿Te ha gustado el post de hoy?

Si la respuesta es si ¡Comenta y comparte!

¡Muchas gracias por tu atención!


3 comentarios en «Cicatrices y Fisioterapia»

  1. Muy interesante….nunca nos avisan de esto….y se deja pasar sin darle importancia….
    Tras 25 años de un parto con episiotomia….hay posibilidades de recuperación del suelo pélvico y abdominales?

    Responder
    • Pues si, es una pena! Claro que hay posibilidad de mejorar! Nunca es tarde para empezar a trabajarlo! Es la única manera de mejorar!

      Responder

Deja un comentario